miércoles, 27 de abril de 2022

Ramón Jesús Méndez García de Navia

 

                                          

Tarjeta numérica del KZ Mauthausen

Nació el día 12 de octubre de 1909, según figura en su certificado de nacimiento, en Puerto de Vega, parroquia y localidad pesquera perteneciente al concejo occidental asturiano de Navia.

Su padre se llamaba Marciano Méndez Rodríguez y era patrón de barco, su madre era María Dolores García-Junceda Pérez, naturales y vecinos ambos de Puerto de Vega; al igual que los abuelos maternos y paternos: Marciano, Gumersinda, Faustino y Francisca María.

Pertenecía al sindicato de la Unión General de Trabajadores (U.G.T) y se alistó como soldado en el Batallón Asturias 265 el 1 de abril de 1937, a los 28 años. Este batallón fue creado el día 21 de marzo de 1937 en la localidad asturiana de Proaza, haciéndose cargo de la línea defensiva comprendida entre los pueblos de Rañeces y Priañes.

El día 24 de junio fueron trasladados para reforzar el frente de Euskadi, replegándose a Asturias el 22 de julio, tras combatir en varios sectores. Participan con el Ejército Republicano el día 1 de agosto en una nueva ofensiva sobre el “pasillo de Grado”, buscando estrangular las comunicaciones con Oviedo. Ante la llegada de informes de los Servicios de Inteligencia alertando de una inminente ofensiva del ejército franquista, fueron trasladados de forma urgente a la provincia de Santander.

El día 1 de setiembre de 1937 las tropas franquistas iniciaron su ofensiva sobre Asturias, lanzando un intenso ataque sobre la línea defensiva improvisada por los republicanos sobre el curso del río Deva. En un principio el Batallón 265 se desplegó en los montes próximos a Pimiango, pero la fuerte presión del enemigo, dotado con extraordinarios medios de artillería y aviación, forzó su traslado durante esa misma jornada hacia los montes cercanos a la localidad de Panes.

Tras ser reorganizado en Avilés, el día 5 de octubre se trasladó al sector de Llanera, realizando el trayecto en autobuses hasta el desfiladero de Santa Cruz, desde donde continuaron a pie hasta llegar a sus destinos definitivos, sorprendiéndoles allí el final de la guerra en el norte.

Ramón Méndez García se exilió en Francia tras la victoria franquista de 1939 y probablemente fue capturado sirviendo en las filas del Ejército francés por las tropas nazis en la invasión de la primavera de 1940.

Estuvo encarcelado en lo que se denominó el stalag V-D, un campo de prisioneros de guerra situado en la ciudad francesa del mismo nombre, anexionada como capital de Alsacia al Tercer Reich. Desde aquí, el día 11 de diciembre de 1940, fue obligado a subir a un tren para ser deportado a Mauthausen en un convoy que transportaba a 846 españoles, después de que el ministro franquista Serrano Suñer determinó su destino con los dirigentes nazis en Berlín; este sería  la deportación a los campos de exterminio por el trabajo extenuante como “rotspaniers” y apátridas.

El grupo de republicanos españoles cruzó la puerta del campo de concentración austríaco en la madrugada del día 13 de diciembre de 1940 tras un viaje de dos jornadas en condiciones infames, muchos deportados murieron en los traslados hacia los campos de concentración nazis por el frío, el hacinamiento y la falta de comida y agua.

Nuestro compatriota perdió su identidad por un número de matrícula, el 5014, que le acompañó durante los años que permaneció cautivo en Mauthausen. Consiguió llegar vivo a la liberación el 5 de mayo de 1945, fecha en que las fuerzas el ejército norteamericano liberaron el campo. A partir de entonces, no tenemos datos sobre la vida posterior de Ramón Méndez García.

 

Biografía escrita por Begoña Álvarez Cienfuegos

Investigación Grupo Deportados Asturias

 

 

Fuentes:

- Archivos Arolsen

- CUERVO FERNÁNDEZ, Luis Miguel. “Historia del Ejército Popular en Asturias”. Inédito

- PARES

- Registro civil de Navia

 

viernes, 22 de abril de 2022

Luis Álvarez Requejo natural de Coruña, residente en Infiesto.

 





Luis Álvarez Requejo, nació en Corcubión (A Coruña) el 3 de marzo de 1899.  Sus padres eran Juan Álvarez Mallada, natural de Tellego y Benita Requejo Ríos, natural de Taramundi. Su familia se trasladó a vivir a Asturias, concretamente, vivieron en la Avenida de Lueje en Infiesto (Piloña). Tuvo al menos una hermana llamada María, que había nacido en 1895 y que murió en 1984 en Infiesto.

Álvarez Requejo, figura en el listado de expedientes que se envían a la comisión de nombramientos de milicias para su confirmación en el empleo, que ostentaban en el XVIII Cuerpo de Ejército del Norte. En ese listado del 19 de noviembre de 1938, figura Luis con la graduación de sargento.

Tras la caída del frente de Aragón, miles de españoles, cruzaron en la primavera de 1938, el paso fronterizo desde Benasque (Huesca) hasta Luchon (Alta Garona, Francia), y en esa localidad francesa se instaló Álvarez Requejo, en la Avenida Carnot, número 26.

Fue encarcelado en la prisión de Burdeos en mayo de 1944. En su ficha de los archivos Arolsen, aparece como profesión, la de panadero.

El 30 de junio de 1944, la 3.ª compañía del ejército alemán, el batallón landesschutzen n.726, tomó el mando del campo de concentración de Vernet d'Ariège y lo clausuró. Las últimas 403 personas internadas, 398 hombres y 5 mujeres, fueron escoltadas en camiones y en autobuses hasta la estación Raynal de Toulouse. 

                                                    

El 3 de julio las deportaron en un convoy conocido como el “Tren Fantasma”, que acabó su recorrido el 28 de agosto, en Dachau para los hombres y en Ravensbruck para las mujeres.  En ese mismo tren fueron varios asturianos, entre ellos José Artime.

Luis Álvarez Requejo, tuvo el número de prisionero en el campo de Dachau, 94192. Fue asesinado el 12 de febrero de 1945, pocos meses antes de la liberación del campo de concentración.


                                              

 

Redacción: Esther Martínez Álvarez

Investigación  Grupo Deportados Asturias.

 

Fuentes:

Archivos Arolsen

Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo

Centro Documental de Memoria Histórica.

Caen Archivos.

Registro civil de Corcubión

www.ushm.org

www.amicaldachau.org

www.campduvernet.eu

 

 

 

Belarmino García García de Navia

 




Belarmino José García-Pertierra García nació el 22 de mayo de 1911 en Las Caleyas, en el barrio de San Roque en los arrabales de la Villa de Navia. Era hijo de Manuel Ramón García-Pertierra Fernández, de profesión jornalero, natural y vecino de Las Caleyas y de Florentina García Suárez, natural de Las Cortinas, aldea de la parroquia de Andés, también en el concejo de Navia, de donde eran – a su vez- todos sus progenitores.[1]

Nada sabemos de su infancia y juventud, aunque su lugar de nacimiento –concejo marítimo-, y la declaración posterior, de su profesión de fogonero y su domicilio declarado en las Islas Baleares, en concreto en Menorca nos permite pensar que realizó el servicio militar en La Marina. Incluso es posible que se encontrara en dicho servicio profesional en el momento del golpe de estado contra la República en julio de 1936. La mayoría de los oficiales de la Armada española estuvieron a favor de la sublevación militar, pero no fue el caso de las tripulaciones que en varios casos se amotinaron haciéndose con el mando efectivo de los buques y submarinos.

Durante el periodo de guerra, accedió al empleo de cabo tras un curso específico que se convocó en marzo de 1937, pasando a realizar las prácticas y ser nombrado “cabo provisional”. Accedió al empleo de cabo efectivo, en la especialidad de fogonero, con antigüedad al 24 de julio de 1938 por Orden de 12 de agosto de 1938.

No conocemos ningún detalle de sus servicios durante la guerra, ni siquiera como llegó a Francia en febrero de 1939, si desde Cataluña o desde Menorca, donde la guerra finalizó pocos días después, hasta que tenemos constancia de su internamiento en el Campo de Argelès-sur-Mer.

Este campo estaba dividido en subcampos denominados islotes, y los internados agrupados militarmente en función de su arma o cuerpo de origen. El de la Marina estaba numerado con el número 6-Bis, dato conocido por la carta –que tantos enviaron- dirigida al embajador mejicano y fechada en este caso el 21 de marzo de 1939[2].

 “Excmo. Señor Embajador de Méjico en París. Muy Señor mío, desearía que me indicase la forma de trasladarme a Méjico, o para ingresar en la marina de guerra, mis medios de vida son las siguientes, tanto me es de conductor de coches como maquinista de la marina de guerra, cuyo destino estaba desempeñando en la marina española y durante tres años, equiparado a segundo maquinista de la misma. Yo medios de poder trasladarme a dicho sitio no tengo, por lo cual me comprometo a devolver los gastos que yo ocasionase. Y sin más me despido muy atenta y rigurosamente. S.s.a.s.q.e.s.m. Belarmino García García.”[3]


             


Por desgracia, su misiva no dio resultado y Belarmino se incorporó a la Compañía de Trabajadores Extranjeros nº 10. Estas compañías estaban militarizadas e integradas por 250 hombres. La C.T.E nº10, de la que sabemos la fecha de creación, el 1 de marzo de 1939, fue destinada al 6º Ejercito (Región del Delfinado-Saboya), según nos señala la web Cartas del Exilio.

 

Esta fuente nos concreta su recorrido por la zona del Puerto de Parpaillon, en el macizo homónimo, famoso por su túnel, donde coincide con la CTE nº 11. Se trata de un paso de interés militar entre La Condamine- Châtelard (Bajos-Alpes, hoy Alpes de Provenza), en cuyas proximidades se encuentra el impresionante Fuerte de Tornoux, y la localidad de Crévoux (Altos Alpes). Su cometido señala en dicha zona fue realizar trabajos y excavaciones en una carretera. Añade incluso su paso por el Plan d’Ubaye, en las proximidades de la localidad de Ubaye (hoy Lauzet-Ubaye).[4]

 

Una información más detallada nos la ofrece la ASCEE 05 (Association Sportive Culturelle, y d’ Entraide de l’ Environnement des Hautes-Alpes) que en su artículo Recuerdo de los Españoles[5] refiere la estancia de la 10ª CTE en la zona:

 

Cuatrocientos cincuenta republicanos españoles formaron parte de las Compañías [de Trabajadores Extranjeros] (CTE) que estuvieron en Parpadillo, desde finales de abril o principios de mayo hasta noviembre de 1939, con miras a renovar la carretera Embrun-Tournoux -de interés estratégico- creada por el ejército [francés] entre 1891 y 1900, a través del túnel bajo el Col du Parpaillon a una altitud de 2648 m.

Un contingente de 200 a 250 hombres del campamento d'Argelès-sur-Mer, que constituía la 11ª CTE, arribó a La Condamine-Châtelard en los Bajos Alpes; y otro, la 10ª CTE, llegó en un día lluvioso a Altos Alpes. El principal tajo de esta última se encontraba entre Le Champ du Four y el Puente del Real. Allí, en la meseta cercana a La Chalp, se establece su campamento de lona donde las carpas descansan sobre piedras en forma de círculo; el albergue juvenil de Crévoux constituye su enfermería; más cerca del lugar de la obra, una cabaña les sirve de refugio al lado del puente, para ellos mismos y para sus herramientas.

…..

Su trabajo consistió en picar las piedras para hacer grava para la carretera, llevándolos en carretillas y ejecutar las obras.

La 10ª CTE también habría reparado el túnel, según la asociación de Cartofilia de los Alpes del Sur. Eran muy trabajadores y tuvieron buenas relaciones con la población; consiguieron hacerse entender gracias a la proximidad de su lengua con el occitano hablado localmente.


Respecto a la fecha de finalización de dicha obra, algún testimonio difiere de lo señalado (su traslado en septiembre de 1939), también en el traslado de esta CTE a la Línea Maginot, donde sabemos que terminó su aventura y donde fue detenido Belarmino García Pertierra. En Cartas del Exilio se señala un traslado a la costa atlántica, a la comuna de Saint-Médard-en-Jalles, al noroeste de Burdeos, departamento de Gironda, antes de que finalmente fuera trasladada a Ars-sur-Moselle, en el departamento de Mosela, en las proximidades de Metz.[6]

 

En dicha zona fue apresado por el ejército alemán en el verano de 1940, y trasladado al Stalag XI-B en la localidad alemana de Fallingbostel en Baja Sajonia, al norte de Hannover que había sido creado como tal –a partir de unos barracones de trabajadores previamente existentes- a finales de 1939, al inicio de la II Guerra Mundial, para prisioneros de guerra, primero polacos y después belgas y franceses (entre ellos una parte de republicanos españoles) capturados en 1940. Allí fue matriculado con el número 87108.[7] 

El 25 de enero de 1941 es enviado hacia el campo de concentración de Mauthausen, en un tren en condiciones terriblemente penosas, a donde llega dos días después. Dicho convoy fue el más numeroso en cuanto a número de españoles, 1478, de un total de 1506 matriculados[8] correspondiéndole el número 5519.

Los datos de inscripción en el Campo de Mauthausen, conocidos por el resumen contenido en el acta de defunción nos aportan algunos de los datos por él manifestado, como que era “mecánico de barcos”, que estaba empadronado en “Menorca, calle Anden nº 23” (quizás el carrera de Sant Andreu de Mahón –Maó). Respecto a su estado civil declara estar soltero y como familiar más cercano señala a su novia Catalina Mercadal Olivers, en el domicilio señalado.[9]

Dos meses y medio más tarde, 8 de abril de 1941, es trasladado al subcampo de Gusen, matriculado con el número 12255, donde le espera la muerte acaecida el día 29 de noviembre de 1941, cuando contaba 30 años.

El 25 de julio de 1952 se expide -por la autoridades francesas- carta notificando su muerte, y la persona destinataria del envío es María de los Treyes (¿María Trelles?) con domicilio en Pedro Bernardo, provincia de Ávila[10].


Autor biografía: José Luis Villaverde Amieva

Documentalista: Maribel Luna Baragaño.  

Investigación: Grupo Deportados Asturias.

Nuestro agradecimiento a Diego Fernández Méndez de Navia. 

 

 



[1] Registro Civil de Nava, Sección Primera, Libro año 1911, núm. 145 

[2] Diario Oficial del Ministerio de Defensa Nacional, núm. 206, de 14 de agosto. A este curso se refiere la Orden Ministerial de 6 de junio de 1938 (Diario Oficial de 8 de junio), que contiene también la consideración de cabos provisionales de los cursillistas, y las condiciones de acceso a cabos efectivos de maquinistas y fogoneros, y la evaluación de los contenidos de la “libreta” individual para llevarla a cabo.

[3] Inicio - Memórica (memoricamexico.gob.mx) (Consulta 10.04.2022)       

[5] http://www.fnasce.org/IMG/20190825_version pdf/recuerdo_espanoles_finale.pdf (consulta 14.04.2022). El título -en castellano- aunque el artículo está en francés hace alusión a la piedra incrustada el Puente del Real, hecha por los españoles, en la vertiente norte del Puerto de Parpaillon (Altos Alpes). El hallazgo de la misma, tras su desaparición en unas obras llevadas a cabo en dicha carretera, permitió rastrear la pista de los españoles refugiados en los Altos-Alpes y llegar a las CTE 11ª y 10ª que habían estado en la zona. La primera en la zona sur (Bajos Alpes) y la segunda en la que estuvo García-Pertierra en la parte norte, en la pequeña localidad de La Chalp, perteneciente a la comuna de Cérvix. El rescate conllevó también la restauración de una cabaña en la misma zona llamada “cabaña de los españoles”.

[6] En el artículo de la ASCEE 05 se señala: “Según el relato de G. Julián, esta CTE sale después del invierno, en abril del 40, a St-Mihiel, cerca de la línea Maginot, para obras de defensa; muchos, incluido el testigo, fueron luego hechos prisioneros por el alemanes…”. Esta localidad se encuentra a unos sesenta kilómetros de Metz.

 

[7] Foundation de Memoire de las Deportation (http://www.bddm.org), como “Belardino”; y Benito Bermejo y Sandra Checa, Libro Memorial, españoles deportados a los campos nazis. Madrid, Ministerio de Cultura, 2006 (*Asturias, Navia).

[8] Mínguez Anaya, Adrián Blas, Campo de Gusen, el cementerio de los republicanos españoles, Ed. Memoria Viva, Madrid 2010; pág. 44.

[9] AROLSEN ARCHIVES, International Center on Nazi Persecution:

https://collections.arolsen-archives.org/en/search/person/1451665?s=Garcia-Garcia%20Belarmino&t=222854&p=1

[10] Service Historique de la Défense, Caen, referencia: AC 21 P 453 563.

 

martes, 12 de abril de 2022

Valentín Bonacho Pacheco de Gijón

 

                         


 

Nació en la casa materna del barrio El Natahoyo de Gijón, el día 23 de noviembre de 1897. Según consta en su certificado de nacimiento, era hijo natural de Flora Pacheco de la Portilla, de estado civil viuda y nacida en Rioseco (Valladolid). Sus abuelos maternos se llamaban José Pacheco y María de la Portilla, naturales de Santander. Su madre, Flora, contrajo nuevamente matrimonio con Ceferino Bonacho Gaspar, nacido  en Madrid.

Tuvo al menos una hermana, Aurora, que nació en León en 1905. Conocemos muy poco sobre las primeras décadas de vida de Valentín Bonacho. Quizás siguiendo los diferentes destinos de su padre, acabó en Tarragona, donde se casó con Vicenta Roca (1902). El matrimonio vivía en la calle Comandante Rivaluga, nº 32, y tuvo tres hijos: Sebastián, Flora (1929) y Valentín (1934).

Valentín Bonacho Pacheco era de profesión maquinista y estaba afiliado al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). Durante la Guerra Civil cumplió alguna función, que no hemos podido clarificar, en la Dirección General de Seguridad en Madrid.

El 7 de febrero de 1939, cruzó la frontera por Port-Bou camino de un exilio del que ya no regresaría. La esposa Vicenta y sus tres hijos permanecieron en Tarragona. En la casa familiar también estaba la tía Aurora, vecina de Madrid y soltera, que se encontraba de visita. Sospechando que era comunista como su hermano Valentín, los franquistas encerraron a Aurora en la prisión de la ciudad. Sólo tras convencerles de sus simpatías por Falange recuperó la libertad después de tres meses.

En Francia, Valentín Bonacho se enroló en la 68º Compañía de trabajadores Extranjeros (CTE) y residió en Carcasona (Aude) y en Firminy (Loira). Al producirse la invasión alemana en la primavera de 1940, Valentín quedó en la zona “libre” gobernada por el mariscal Petain. Como gran parte de los 100.000 antiguos soldados del Ejército de la República que seguían en Francia, Valentín fue obligado a servir al régimen de Vichy enrolado en el 68º Grupo de Trabajadores Extranjeros (GTE). Aunque no cobraban un salario, los republicanos de los GTE al menos se sentían protegidos frente a males mayores como ser deportados a Alemania o repatriados a España.

Pero en 1942, la suerte de Valentín y sus compañeros cambiaría. Siguiendo las órdenes de las autoridades alemanas de ocupación, en diciembre el gobierno de Vichy envió al 68º GTE a Saint-Servan-sur-Mer, una villa de la Bretaña, donde trabajaría para la Organización Todt en las obras del Muro Atlántico. Esta gigantesca infraestructura defensiva se extendería desde el Golfo de Vizcaya hasta el norte de Noruega y habría de impedir la invasión aliada por Occidente. Valentín trabajó un tiempo para la empresa Maurice Viot construyendo bunkers y baterías en la pequeña isla de Cézembre, situada en la bahía de Saint Malo. Los masivos bombardeos aliados acabarían por destruir estas obras y modificando por completo el paisaje de la isla, hoy en manos de la Marina francesa y de visita restringida.

Tras su paso por Cézembre, Valentín Bonacho Pacheco trabajó como camionero de la NSKK alemana, transportando material para las obras del Muro Atlántico. Vivía en el Château de la Ballue, a medio camino entre el Mont-Saint-Michel y Rennes. Desde 1942, militaba en la Resistencia Interna Francesa (RIF) y la Unión Nacional Española (UNE). Formaba parte del grupo de “Los Deportistas”, que actuaba en aquella zona de Bretaña y estaba formado básicamente por españoles. Valentín tenía la misión de distribuir panfletos llamando a la población a resistir a los ocupantes nazis. Denunciado por algún vecino, el 23 de marzo de 1944 fue detenido por la Gestapo en su casa acusado de “terrorista”.

En la prisión Jacques Cartier de Rennes coincidió con el asturiano Santiago Aller Llamas y el cántabro Lucas Allende Santa Cruz (padre de la autora de estas líneas), que habían sido detenidos por la Gestapo en Brest también a finales de marzo de 1944. Todos ellos fueron trasladados a Compiègne el día 25 de mayo. Valentín Bonacho fue el interno nº 37905. El 18 de junio de 1944, los tres amigos fueron deportados en vagones de ganado al campo de concentración de Dachau, donde ingresaron el 20 de junio junto a muchos otros republicanos españoles procedentes de la Cárcel de Eysses (Lot-et-Garonne), entre ellos los asturianos Amador Álvarez Fernández, de Langreo, Joaquín Barrio (alias Díaz Ricardo), de Oviedo, Manuel Bonet García, de Gijón, José María Fombona Bernardo, de Blimea, Ignacio Iglesias Suárez, de Mieres, Antonio Rodríguez Lorenzo, de Oviedo, Alberto Sánchez García, de Avilés y Félix Llanos Alonso, natural de Cienfuegos (Cuba) y maestro en Trubia.

Convertido en Dachau apenas en un número, el 74153, Valentín Bonacho fue enviado por los SS el 18 de agosto al subcampo de Mühldorf am Inn, 80 kms. al este de Múnich.

Allí fue obligado a trabajar en condiciones extremas, de nuevo para la Organización Todt, en la construcción de un gigantesco bunker de 400 m. de largo, 33 de ancho y 12 de alto, que albergaría una fábrica de aviones de combate. Las obras debían estar concluidas en abril de 1945, pero por entonces el búnker sólo tenía 200 m. de longitud.

Antes de la liberación de Dachau el 29 de abril de 1945 por las tropas estadounidenses, el subcampo de Mühldorf había sido evacuado por los nazis y los extremamente debilitados deportados fueron obligados a caminar en una “marcha de la muerte” en dirección a Múnich. En Mühldorf perecieron 5.000 hombres. Acabada la guerra, se descubrió una fosa común con los restos de 2.200. No fue hasta 2018 que, gracias a la asociación “Por el recuerdo”, se erigió un monumento cerca de Mühldorf para sacar del olvido este subcampo de Dachau. Aun hoy en el bosque se pueden ver los restos del bunker.

Valentín Bonacho perdió diez kilos durante su cautiverio, pero logró sobrevivir a aquel infierno y fue repatriado a Francia el 18 de mayo de 1945 a través del centro de Sarrebourg. Tras el paso obligado por el hotel Lutetia de París para registrar su regreso de la deportación y para diversos exámenes médicos, regresó a Saint-Servan-sur-Mer. El 23 de mayo fue hospitalizado en la clínica Le Rosais, donde pasó un par de semanas recuperándose. Partió entonces hacia París y se instaló en el nº 5 de la plaza Frédéric Vallois, en el distrito 15. Allí se reuniría con su esposa Vicenta y sus dos hijos Flora y Valentín.

El asturiano Valentín Bonacho Pacheco, activista de izquierdas durante la República, combatiente en la Guerra Civil, exiliado en Francia, resistente y deportado, falleció a punto de cumplir setenta y un años, el 15 de diciembre de 1968. Fue enterrado en el cementerio parisino de Montrouge, en el distrito 14, junto a su esposa Vicenta Roca y su hija Flora Bonacho Roca. El Estado francés concedió a Valentín numerosas y merecidas condecoraciones.

 

Biografía escrita por Claudine Allende Santa Cruz (MERE 29 Brest).

Investigación: Claudine Allende Santa Cruz y Grupo Deportados Asturias.

 

Fuentes:

- CDMH Salamanca

- FMD

- Libro memorial Benito Bermejo y Sandra Checa

- SHD CAEN

- SHD Vincennes

- Archives Départamentales de L’Ille-et-Vilaine

- Arolsen Archives

- Isabelle, nieta de Valentín Bonacho Pacheco.

- Registro civil de Gijón

jueves, 7 de abril de 2022

Cosme Julio Fernández Álvarez de Luarca (Valdés)

 



Cosme Julio Fernández Álvarez nació el 12 de diciembre de 1917 en Luarca (Valdés). Era hijo de Liberto Fernández Díaz, cabo de carabineros y Josefa Álvarez Villanueva natural de Málaga. Nieto por línea materna de Cosme Álvarez Sánchez y de Dolores Villanueva Jiménez vecinos de San Esteban de Pravia y por línea paterna de Pio Fernández Caballero y de Jacinta Díaz vecinos de V. de los Caballeros.

Se desconoce su trayectoria en la guerra civil y como llegó exiliado a Francia, pero una vez allí, dentro de las tres opciones que tenían los refugiados en los campos galos, una era enrolarse en el ejército francés. Cosme fue  soldado de 2ª clase,  sin graduación ni rango, pertenecía a la  12 R.A.C (Régiment d'Artillerie de Campagne). El Regimiento de Artillería de Campaña nº 12 de la Armada Francesa, hasta 1939 tenía su guarnición en Haguenau (Departamente del Bajo Rin),  y en ese lugar y  en Bitche desarrolla sus primeros combates, antes de ser enviado a la región belga de Flandes, en mayo de 1940, año en que se disolvió.

Cosme fue detenido el 8 de junio de 1940 en Soissone (Aisne), e internado en el Stalag II-A  Neubrandenburg, donde se le asignó el número de matrícula 51815.



                                         Stalag II A Neubrandenburg


El Stalag II-A Neubrandenburg es un campo de prisioneros de guerra de la Segunda Guerra Mundial , ubicado en Fünfeichen, cerca de Neubrandenburg , en el Estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental , al norte de Alemania . Allí permaneció hasta el 23 de mayo de 1941, que fue deportado a Mauthausen, con el número de matrícula, 4048. En el mismo convoy viajaba el gijonés José García Martínez.

Cosme Julio Fernández, fue gaseado en el castillo de Hartheim, el 2 de febrero de 1942. 

Su fallecimiento figura inscrito en el Registro Civil de París (14/11/1960 - 31/12/1960).

 


Su padre Liberto Fernández, recibe la notificación de la defunción de su hijo en una carta de la Federación Española de internados y deportados políticos fechada el 25 de julio de 1952, que  es enviada a la calle Valencia 176 de Torrente (Valencia). Dentro del expediente del Archivo de Caen, también figura la dirección de su madre en fecha 24 de octubre de 1958 que vive en la calle Pedro Méndez, número 37 derecha en Torrente (Valencia).

 

Redacción: Esther Martínez

Documentación: Maribel Luna y Esther Martínez 

Investigación Grupo Deportados Asturias



Fuentes:

- Archivos de Caen

- Fotografía: Archives of Centralne Muzeum Jeńców Wojennych, Łambinowice. Photographic collection, Ref. No. 2281

- Registro civil de Luarca

-[1D 112] - Paris 01 (Paris, Francia) - Registro Civil (Defunciones) | 14/11/1960 - 31/12/1960

- https://es.geneanet.org/registros/view/189488/4?individu_filter=11863315

- https://fr-academic.com/dic.nsf/frwiki/1798144

 -www.memoiredeshommes

 

martes, 29 de marzo de 2022

Manuel Fernández Fernández de Turón (Mieres)

 



Vivimos en un mundo conectado. Miles de personas hacen innumerables kilómetros en desplazamientos a través de aviones. La pandemia ha puesto sobre el tapete las reglas del juego de la globalización: alguien se contagia en alguna región, remota para nosotros, y el virus se propaga a la velocidad de la luz, alcanzando lugares tan alejados de su epicentro original como, por ejemplo, Turón.

El fascismo fue también un virus que viajó a toda velocidad. Los occidentales nos creemos el ombligo del mundo, pero antes de que estallase la guerra en España los japoneses habían invadido China. Nos olvidamos también de que la primera batalla de la Segunda Guerra Mundial fue en Mongolia, cuando los soviéticos vencieron al imperialismo nipón en las estepas de la nación nómada.

Italia, Alemania, España…La enfermedad devoraba hasta los huesos a las democracias y de justicia es reconocer a los que las defendieron.

De la estepa mongola a Linares, un pequeño pueblo turonés donde nació Manuel Fernández Fernández en 1916, un año antes de la huelga general revolucionara que tuvo a Mieres como uno de los focos principales de la protesta. Una protesta que se saldó con miles de detenidos, más de setenta muertos y cientos de heridos entre los huelguistas. Y es que al movimiento obrero no solo lo combate el fascismo.

Manuel Fernández Fernández era hijo de Vicente y Celestina: él de Turón y ella de Ciaño.  Hizo el servicio militar como voluntario y le cogió el inicio de la guerra en su destino, el Parque Central de Automóviles de Madrid. Esta unidad estaba dentro del Arma de Ingenieros, comprendía una Plana Mayor y 6 compañías, radicaba en Madrid.



El resto de datos sobre la participación en la guerra de España por parte del turonés brillan, por desgracia, por su ausencia, aunque sí sabemos que viajó en el famoso convoy de los 927, la primera deportación de población civil desde Europa occidental con destino a un campo de concentración. Manuel fue trasladado desde Angulema y entró en el siniestro recinto el 24 de agosto de 1940 y bautizado como un animal salvaje con el número 3914. Sabemos que permaneció allí hasta el 24 de enero de 1941, cuando fue enviado al subcampo de Gusen y marcado con el número 9212. 

Manuel falleció allí, el diecisiete de marzo de 1942.


Biografía de Carlos Barrio

Investigación Grupo Deportados Asturias.


Fuentes:


    - Archivos Arolsen

Archivos de Caen

- Banco de la memoria de la Generalitat de Cataluña

 

Ramón Jesús Méndez García de Navia

                                              Tarjeta numérica del KZ Mauthausen Nació el día 12 de octubre de 1909, según figura en su ce...