viernes, 18 de noviembre de 2022

Fernando García Fernández, de Piñera (Cangas del Narcea)

 




Fotografía de Cangas del Narcea (Tous pa Tous)

Nació el día 3 de setiembre de 1915 en Piñera, parroquia asturiana del concejo de Cangas del Narcea, según consta en su certificado de nacimiento. Fue inscrito en el registro civil por su abuelo Manuel García Menéndez, labrador y natural del mismo concejo de Asturias. Era hijo de José García Gómez-natural de Piñera y de Cándida Fernández Martínez que había nacido en Fondos de Villa, una pequeña aldea de la parroquia canguesa de Piñera en la que vivía la familia  cuando nació Fernando.

Sus abuelos eran todos cangueses, por línea paterna Manuel García Menéndez y Emilia Gómez Puertas, y por línea materna Joaquín Fernández y Josefa Martínez, que vivían también en la aldea de Fondos de Villa.

No tenemos datos para reconstruir la trayectoria de Fernando García desde Cangas hasta Francia tras el golpe de estado franquista, la guerra civil y la victoria del ejército rebelde e inicio de la Retirada en 1939.

Figuran sus datos en un listado de prisioneros de guerra franceses  capturados por las tropas nazis durante el inicio de la ocupación de Francia en la primavera de 1940, probablemente como prestatario de alguna de las Compañías de Trabajadores (CTEs) que realizaban trabajos en la fortificacióndefensiva en la Línea Maginot. Tras ser capturado, Fernando García Fernández estuvo recluido en dos campos de prisioneros de guerra en territorio alemán, en primer lugar el stalag XIII-A de la localidad de Hohenfels (Baviera).


                          

                             Stalag XIII-A Hohenfels-Oberpfalz (Núremberg)

 

El 7 de julio de 1940 fue trasladado a un nuevo campo de prisioneros, el stalag VII-A de Moosburg perteneciente a la región militar de Munich, su número de prisionero era el 40498. Este campo era conocido entre los prisioneros como el "campo de los perros", por el continuo patrullar de los guardianes con perros policías especiales, a los que los nazis habían adiestrado para atacar a los prisioneros. 

El día 5 de agosto de 1940, Fernando García quedó fichado y seleccionado por la Gestapo para ser deportado y recluido en un convoy de vagones de ganado que partió hacia el campo de concentración de Mauthausen, en Austria. En el mismo tren iban  hacinados y soportando las altas temperaturas del verano al menos otros tres asturianos: Jaime Fernández Álvarez (Gijón), Jesús Peláez Suárez (Cudillero) y su vecino José Pérez Fernández (Cangas del Narcea). 

Otro republicano deportado español en el mismo convoy, Ramiro Santisteban (Laredo, Cantabria), testimonió sobre ese fatídico viaje rumbo a lo desconocido que partió de Moosburg: 

“El viaje en tren durante dos días fue una tortura: es pleno verano, los prisioneros viajan hacinados en los vagones, sin agua ni comida, y obligados a orinar y defecar en esos recintos cerrados. Es el primer contingente de españoles que arriba cuando el campo no era aún una fortaleza y unos alambres electrificados señalan la extensión del mismo”. 

Los deportados de este convoy atravesaron el 6 de agosto de 1940  la puerta de la entrada principal del campo de concentración de Mauthausen , catalogado por los nazis con  categoría III (exterminio por el trabajo) y fueron el primer grupo de republicanos españoles antifascistas dentro del campo, 398 hombres que llegaron a este infierno nazi en Austria cuando aún se estaba construyendo, por lo que fueron esclavizados trabajando en la construcción de la mayor parte de las instalaciones y en la temible cantera.

Fernando García Fernández contaba 24 años a su ingreso en Mauthausen, en su ficha de registro figura como el número 3166 y de profesión carnicero. Proporciona como persona de contacto a su padre José García Gómez, con residencia en Piñera.


                         


Las condiciones infrahumanas de vida en Mauthausen, con palizas,  hambruna, múltiples enfermedades y trabajo extremo; sin duda minaron profundamente la salud de nuestro compatriota, hasta que el 24 de enero de 1941, fue incluido entre los primeros republicanos españoles trasladados al campo anexo de Gusen, a unos 5 km del campo cabecera, y rematriculado como el número 9254. Había soportado casi seis meses de trabajos  y penurias en Mauthausen. Este transporte estaba compuesto por los internos de mayor edad y por aquellos cuyo estado de salud estaba más deteriorado, entre los cuales se encontraría nuestro compatriota cangués. Una de las razones de aquel traslado tiene relación con la deportación masiva de republicanos prevista para aquellas fechas. Era necesario, según la mortífera planificación nazi, dejar sitio libre para nueva mano de obra esclava y evacuar  del campo a los que tenían  condiciones físicas más deficientes y ya no eran  rentables en Mauthausen. La mortalidad de Gusen fue muy superior, todo aquel  considerado en Mauthausen como «inepto para la producción» era trasladado a este Komando de exterminio rápido. Gusen fue realmente un matadero de republicanos españoles.

Al asturiano Fernando García Fernández le fue arrebatada definitivamente  la vida en la madrugada del día 21 de abril de 1941, según figura en el registro oficial del campo y en el documento de aviso oficial de deceso expedido en 1950 por el Ministerio de Ancianos Combatientes y Víctimas de Guerra de la República Francesa.Tenía 25 años.

 

 

Biografía escrita por Begoña Álvarez Cienfuegos

Grupo Deportados Asturias

 

 

Fuentes:

       

-  Archivo de Caen

-  Banco de la Memoria

-  gallica.bnf.fr

-  Archivos Arolsen

-  Deportados.es

-  Libro Memorial

-  Registro Civil de Cangas de Narcea

-  Fotografía de : https://touspatous.es/cangas-del-narcea

 

 

 

jueves, 10 de noviembre de 2022

Manuel Martínez Menéndez, de Salas

                           


                                   FOTOGRAFÍA ANTIGUA DE SALAS. (Todocolección)

Manuel Martínez Menéndez (en algunos documentos aparece Menéndez Martínez), nació en Salas el día 4 de   agosto de 1889, era hijo de Antonio Martínez Díaz natural y vecino de Argusan parroquia de Camuño y  de María Menéndez González, natural de Prada parroquia de Santullano y domiciliada en Camuño, todos en el concejo de Salas y todos de profesión labradores. Era nieto por línea paterna de Ramón Martínez y Ramona Díaz y por la materna de Isidoro Menéndez y Juana González.

Se casó el 10 de febrero de 1929, con Natividad Fernández Sánchez y fue comerciante. Tuvo dos hijos, Argentina nacida el 24 de  octubre de 1935 y Manuel

Manuel fue alcalde de Salas, desde el 11 de julio al 3 de septiembre de 1936, como así figura en documento enviado el 6 de agosto de 1941, por el entonces alcalde en funciones del municipio, en respuesta al Fiscal Instructor de la Causa General de Oviedo, en la que se acusaba Manuel y que se transcribe así:

“Como contestación a su atenta comunicación, núm.. 697 de fecha 30 de julio pasado, tengo el honor de participar a V.S. que la persona que ejerció el cargo de alcalde de este municipio, desde el 11 de julio hasta el 3 de septiembre de 1936, en que fue liberada esta villa, fue Manuel Martínez Menéndez, vecino de Camuño en este concejo, actualmente en paradero ignorado. Que el mencionado alcalde, partencia al partido de Izquierda Republicana. Que su actuación como tal alcalde fue muy moderada no habiendo ordenado detención contra persona alguna ni efectuados saqueos requisas, ni persecución de ninguna clase contra sus adversarios políticos. El único acto contrario al Glorioso Alzamiento, que se le puede imputar fue el haber firmado cheques para retirada de los bancos locales de los fondos del Ayuntamiento, si bien se cree que lo hizo obligado por sus correligionarios del Frente Popular.

En cambio, se sabe que se lamentaba de las detenciones y desmanes llevados a cabo por los rojos. Dios guarde a V. S. muchos años. 6 de agosto de 1941. El alcalde en funciones. “

En el libro “Guerra civil, fascismo y represión en el concejo de Salas”, del que es autor Luis Miguel Cuervo, uno de los párrafos cita textualmente:

“Desde el 17 de julio de 1936, Manuel Martínez Menéndez, compartirá el poder local con el Comité de guerra establecido en Salas y varios subcomités locales. Siguiendo las circunstancias de los combates en la mayoría de las ocasiones el Comité ser verá relegado por la Comandancia Militar del Frente la cual fijará su base en las proximidades de la línea divisoria con el enemigo, primero en Leitariegos, pasando más tarde por las localidades de Cangas del Narcea, Tineo, La Espina, Salas y Cornellana”.

Se exilió en Francia en febrero de 1939,  en el Fronstalag número 184 de Les Alliers,  Angulema (Francia) de donde partió el 20 de agosto de 1940, en el llamado convoy de los 927, que llegó a  Mauthausen el 24 de agosto del mismo año y tuvo el número de matrícula 4.023. 

Solo sobrevivió hasta el 19 de enero de 1941. 

El 13 de octubre de 1950, su viuda Natividad recibe una comunicación del Ministerio Francés de Antiguos combatientes comunicándole la muerte de Manuel. En 1950 su viuda vivía en Salas y su hija en 1953 en Barbezieux.

 

Biografía de Esther Martínez Álvarez

Grupo Deportados Asturias

 

FUENTES

Arolsen Archives

Cuervo Fernández, Luis Miguel  Guerra Civil, franquismo y represión en el concejo de Salas” (2014)

OFPRA (Oficina Francesa de Protección a los Refugiados y Apátridas)

PARES (Portal de Archivos españoles)

Registro Civil de Salas

https://patrimoine16.lacharente.fr/

Fotografía del Blog de Acebedo

 


martes, 8 de noviembre de 2022

Manuel Ángel Ramos Barril, de Avilés

 


MANUEL ÁNGEL RAMOS BARRIL, 17 años a la entrada en Mauthausen.



Manuel nació en Avilés el 1 de enero de 1923. Fue encarcelado en el Frontstalag 184 de Angulema y formó parte del convoy de los 927 con sus padres Belarmino y Anselma y sus hermanos con destino a Mauthausen. Manuel ingresó en el campo de concentración el 24 de agosto de 1940, con tan sólo 17 años, con el número de prisionero 4198.

Fue incluido en el Kommando Poschacher, creado en el verano de 1943 después de que el comandante del campo llegase a un acuerdo con Antón Poschacher, dueño de una empresa familiar dedicada a la construcción y a la explotación de una pequeña cantera situada cerca del pueblo de Mauthausen. Poschacher necesitaba operarios que sustituyeran a los jóvenes austríacos que se habían marchado al frente para combatir. Los SS responsables del campo decidieron crear este  grupo de jóvenes como mano de obra esclava.

Liberado  con 21 años de Mauthausen , el 30 de octubre de 1944, Manuel Ángel nunca más regresaría a España. Como la mayoría de los españoles que pasaron por campos de concentración se asentaría en Francia y no volvería nunca más a su país.


Biografía de Begoña Álvarez Cienfuegos

Grupo Deportados Asturias

Galo Ramos Barril, de Avilés




Galo Ramos en las escaleras de la muerte de Mauthausen ,que tantas veces fue obligado a subir cargado con piedras de la cantera en la que perdió a muchos de sus compañeros y amigos.


Nació en Avilés el 10 de junio de 1924 . Al llegar a Francia con su familia tras el éxodo de la retirada de Cataluña, Galo fue reclutado-con 15 años- para trabajar en la construcción de las líneas defensivas en el norte de Francia. Conseguirá sobrevivir a la ofensiva alemana de la primavera de 1940 y reunirse con su familia en el campo de refugiados de Les Alliers.

Llegó deportado al campo de concentración de Mauthausen el día 24 de agosto de 1940, junto a su hermano  Manuel Ángel y su padre Belarmino Ramos, en el convoy de los 927 desde Angulema. Los nazis lo ingresaron con el nº de prisionero 3874. Galo resistió cinco años en Mauthausen, hasta la liberación del campo el 5 de mayo de 1945. Fue evacuado y trasladado en tren a París .

En Francia  continuó su lucha por la libertad, como delegado sindical de la CGT. Regresó a España en 1972 para reunirse con su familia en Avilés. Como veterano militante socialista, continuó su compromiso por una sociedad más justa, hasta su fallecimiento el 21 de diciembre de 2002, a los 78 años.

A partir de un viaje que realizó al campo de concentración de Mauthausen en el año 2001, Galo documentó su experiencia, y sus recuerdos de las infamias que había visto padecer en el cautiverio concentracionario, en una autobiografía  titulada “Sobrevivir al infierno”.

“No sabías que iban a hacerte, tu vida dependía de ellos. A mí me hicieron una operación de tiroides sin necesidad, solo para experimentar, sin anestesia…”


Biografía escrita por Begoña Álvarez Cienfuegos

Grupo Deportados Asturias


Luis LLera Candás, de Llastres (Colunga)

 



Luis Llera Candás nació en Lluces, parroquia de Llastres, concejo de Colunga (Asturias), el 23 de abril de 1911[1], y era hijo de José Llera Candás[2] allí avecindado, pero natural de Lluces, en la misma parroquia de Llastres, quien contaba 38 años en el momento del nacimiento; y de Virginia Candás Llera, su sobrina (hija de Vicenta Llera, hermana de José), 19 años más joven que él, natural de Seloriu (Concejo de Villaviciosa), que habían celebrado su matrimonio 23 de abril de 1911[3]. La anterior generación por línea materna, provenía de Seloriu y Lluces, y por la paterna de Lluces y Seloriu respectivamente.

Virginia falleció tempranamente, en marzo de 1921, dejando seis hijos, de entre 1 y 9 años, todos habían nacido en Lluces. Además de Luis–el mayor-, María Gloria (1912-2012), Manuel (1914, y muerto en combate durante la Guerra Civil, agosto de 1937), Remedios (1915-1991), Alejandro (1917-1982), y Rafael (1919-¿?). Varios fueron acogidos por unas hermanas de ella, en Oviedo, y Alejandro –invidente- acabó vinculado a la ONCE. José debió de quedar en el hogar paterno porque allí lo encontramos cuando llegada la edad militar, con 19 años, se inscribe para hacer el servicio en la Marinería de la Armada, y así aparece en la lista de inscritos en 1930 para el remplazo del año siguiente[4].

José Llera volvió a casarse, poco tiempo después, con una vecina de La Busta-Selorio y tuvo seis hijos de este segundo matrimonio y aunque Luis vivía en el hogar no debían ser muy pacíficas las relaciones paternofiliales, pues con 20 años, en los inicios del mes de julio de 1931, se fuga de la casa paterna y la alcaldía de Colunga envía anuncio en el BOPO[5], señalando que se comunique a la misma el paradero, la curiosa noticia concreta que marchó de casa con dirección a Infiesto y que fue visto en Libardón. Lo describe como: “de regular estatura, grueso, moreno” vistiendo “pantalón, americana y camisa de Mahón”. Lo cierto es que acabó viviendo en casa de su tío Agustín Llera, en Collera, concejo de Ribadesella. Éste acabaría siendo su domicilio y Agustín el familiar de referencia en el futuro.

Todo parece indicar que realizó el servicio militar en la Marina, y que debió alistarse como miliciano voluntario, aunque desconocemos su participación en la guerra hasta que en la convocatoria para reclutar personal de tropa para el Instituto de Carabineros (con fines de movilización) de fecha 25 de febrero, presentó su solicitud (contaba 25 años), ingresando en el mismo con fecha 8 de mayo de 1937[6] con destino en una de las Brigadas Mixtas de Carabineros, que tantra importancia tuvieron durante la guerra.

Desconocemos todo su itinerario de guerra en España, su salida y su mas que probable internamiento en algún campo de concentración en Francia, y su posible integracion en alguna unidad militarizada francesa.

Sí es segura su detención por el ejercito alemán a la caida de Francia[7], ya que sabemos que estuvo internado, y registrado con el número 2900, en el Stalag V-D, en Estrasburgo.

Dicho stalag había sido creado en el mes de agosto de 1940, como fronstalag 210. y albergó en principio presos polacos y soviéticos, pero despues un buen numero de franceses y entre estos un importamte lote de españoles que en diciembre de 1940 debió sobre pasar los mil. Procedian de todas las CTEs que fueron copadas en el este de Francia.

El 11 de diciembre de 1940 partió este campo de prisioneros un convoy, con 846 españoles, que arrivó al Campo de concentración de Mauthausen dos días después. Sería el último de ese año, y el más importante en número de deportados de nuestro pais hasta entonces, ya pasando de 2100 los españoles que había arribado al mismo.

Son varios los deportados que dejaron reseñas de este viaje, entre ellos Marcelino Bilbao[8], que en relación al stalag de Estrasburgo –una ciudad abandonada por una parte importante de la población, a donde llegaron caminando, señala que fueron varias las dependencias donde se alojaron prisioneros: un área de exposiciones, un campo de futbol, cuarteles… donde los fueron reacomodando. Allí hicieron diveros trabajos menores durante los meses de verano, en calidad de “presos de guerra”. Con la llegada de septiembre las cosas empezaron a cambiar, comenzaron a ser más estrictos,  y ser interrogados por la Gestapo, y se dictó la orden de que los republicanos españoles habrían de ser deportados a un campo de concentración, y en Estrasburso la orden se cumplió el 11 de diciembre. Los agruparon en un campo de fútbol; y así cuenta el traslado y embarque:

“Nos mantuvieron rodeados, aterrorizados, hasta que comenzó a oscurecer y dieron la orden de avanzar. Los perros no dejaban de hostigarnos y los SS nos empujaban, cuando 846 cautivos salimos apresuradamente del estadio… pero el trayecto no fue largo apenas un kilómetro hasta la estación de ferrocarril donde otros SS, apostados estratégicamente en los cuatro ángulos de cada vagón, aguardabn nuestra llegada para encerrarnos en uno de los trenes…En lo furgones se podía leer el rótulo ‘ocho caballo , cuarenta hombres…pero con la leña que nos metieron los SS, fuimos subiendo hasta hacinarnos más de ochenta por vagón”.[9]

Sobre el viaje señala:

No podiamos movernos y pronto comenzamos a ahogarnos por el calor, pero a pesar de que el tren no arrancaba, nos mantuvieron cncerrados un par de horas mas, hasta que iniciamos la marcha…¡Estamos salvados! ¡Vamos hacia París!... Sin embargo una hora despues el tren se detuvo…Y caundo el tren volvió a arrancar tras una larga parada, vino el desengaño, esta vez el tren se dirigía a Alemania

Despues de otro dia de viaje, el tren realizó una nueva parada…Estamos en una estación inmensa… ¡En un cartel aparece “Múnich”! Medio hora después el tren reandó la marcha y la siguiente parada sería una desconocida estación llamada Mauthausen, a donde llegamos de madrugada…

Tras un interminable viaje en el que apenas pudimos cambiar de postura –la mayoria apretujados, de pie, otros encogidos sobre el suelo, el que podía, sin chaqueta por el sofocante calor., incluso desvestidos, y casi siempre descalzos, a la una y media de la madrugada el convoy llegó a Mauthausen.[10]

Los datos que da en el momento de ingreso al campo[11] nos señalan que indica como profesión al de “ordeñador”, profesión que debió entender adecuada para el lugar al que accedía (no señaló la de carabinero por obvias razones). Declaró estar “soltero” y ser de “religión católica” (debía ser una manifestación obligada por cuando simpre figura registrada en este tipo de declaraciones). Como lugar de última residencia señaló Ribadesella (Oviedo) y como familiar cercano y dirección del mismo a “Agustín Llera, en “Collera (Oviedo)”.

En Mauthausen fue matriculado con el número 4929, permaneciendo solo 41 días, ya que el 24 de enero de 1941 fue trasladado a Gusen, el mismo día que su vecino Ramón Victorero, en lo que fue el primer gran contingente de españoles hacia lo que era propiamente la principal sucursal, en donde terminaria asesinados más de 3800 españoles, el primero de ellos un asturiano a los dos días de llegar, y solo cuatro meses después, Luis Llera.

A pesar de ello en la referencia oficial de su fallecimiento se señala Mauthausen, ocurrido el 25 de mayo de 1941, a las 9:15 horas, lo que era un traslado del listado de fallecidos de Gusen en donde se añade las causas : colitis ulcerosa, endocarditis y carcinoinfección. [12]

 

José Luis Villaverde Amieva

Grupo Deportados Asturias

 

 

 

 



[1] Registro Civil de Colunga, Sección 1ª, tomo 37, folio 277. El pueblo de Lluces pertenece a la parroquia de Llastres.

[2] La información familiar nos la aporta su primo Gonzalo Candás Busta (Lluces. Colunga 1930) y el detalle pormenorizado de fechas y referencias Raimundo Braña Vallina, quien posee una pormenorizada base de datos de la parroquia de Llastres. Respecto a la profesión del Padre, José Llera Candás, no ofrece dudas de que era agricultor, y algún sector de la familia estuvo en caserías del entorno: Aspriella, La Busta, y Fana, pero no hay que desechar que hubiera sido también pescador.

[3] Aparece reseñado este matrimonio en el Diario de la Marina

[4] Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo, núm. 142, 25 de junio de 1930.

[5] Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo, núm. 154, de 11 de julio de 1931.

[6] Gaceta de la República, 16 de mayo de 1937, núm. 136, pág. 731

[7] Sin embargo no aparece, como tantos otros españoles apresados formado parte del ejército francés en la Liste Officiel de prisioners français (Centre national d’information sur les prisioners de guerre) aparecida, en sucesivas remesas, a partir del 12 de agosto de 1940.

[8] Bilbao en Mauthausen, Memorias de supervivencia de un deportado vasco, Etxahun Galparsoro, Crítica, Barcelona, 2020. Primera edición en libro electrónico (epub) enero 2020.

[9] Ibid, Pos 642/656.

[10] Ibid. Pos 685.

[11] Aparecen en el “Todfallsaufnahme” (Registro de Defunción). Vid. AROLSEN ARCHIVES (International Center on Nazi Persecution) https://collections.arolsen-archives.org/en/search/person/1594595?s=Llera&t=2224041&p=1

[12] AROLSEN ARCHIVES (International Center on Nazi Persecution) 1.1.26.1 /1290774. En el citado listado manuscrito figura con el con el número 1428.

lunes, 17 de octubre de 2022

José Vega Viejo, de Boo (Aller)

 

                           


                    

Oriundos del concejo de Lena, como sus antepasados, José Vega Fidalgo (Villallana, Lena, 1869) y Matilde Viejo Álvarez (Piñera, Lena, 1888) tuvieron una extensa familia, de ¿ocho? hijos (Edelmira, José César, Purificación, Covadonga, Ángeles, Teresa, y Benjamín…) y se encontraban asentados en el pueblo de Boo (concejo de Aller), próximo a Moreda, quizás por razones profesionales del cabeza de familia. Allí nació José [Ramón] Vega Viejo el 9 de setiembre de 1916.

Debió de comenzar a trabajar desde muy joven, como repartidor de carbón, y a raíz de producirse el golpe de estado contra la II República, sin lugar a dudas se alineó con el nuevo régimen, porque aunque desconocemos su militancia política, consta la declaración de su desafección a la “causa nacional” y exilio en Francia, al ser llamado su remplazo para el servicio militar por los franquistas.

Fue miliciano voluntario, y con un grupo de mineros de Aller se alistó en el Batallón Aida Lafuente, formado en Mieres, nº 1 de los de Asturias, después renumerado con el nº 201. En ese momento, octubre de 1936, contaba 20 años recién cumplidos.

Formando parte de él  participó en la ofensiva general de febrero de 1937, en el Frente que rodeaba Oviedo, en la zona de la Tenderina y en las inmediaciones de la Fábrica de Armas de la Vega; posteriormente dicha unidad se trasladó al sector del Naranco en donde sufrieron un importante revés, el día 25 de dicho mes. Precisamente en ese día falleció en combate el Comandante del Batallón (José Cosío García) y el miliciano José Vega Viejo, integrado en la 2ª Compañía, fue herido en su pierna derecha que le afectó al fémur. Como consecuencia de dicha herida arrastró importantes secuelas quedando con una cojera.

Desconocemos su itinerario al finalizar la guerra en el Norte, y su salida a Francia y reingreso en Cataluña, donde si existe seguridad de haber permanecido hasta la “Retirada” al finalizar la guerra en dicha zona, cruzando la frontera el 7 de febrero. Lo mismo ocurre con su recorrido en Francia, hasta que el 18 de abril de 1940 ingresa en la residencia de mutilados de guerra que el Gobierno de Euzkadi poseía en la localidad francesa de Bidart, muy próxima a Biarritz (Departamento de Pirineos Atlánticos). Estaba instalada en el Castillo de Ilbarritz, una mansión del siglo XIX, que había mandado construir un peculiar aristócrata amante de la música.

En la ficha sanitaria de dicho centro se señala acerca de su mutilación: “osteomielitis fracturaria fémur derecho parálisis ciático, poplíteo externo, consecutiva a herida de arma de fuego” y una alteración funcional que le provocaba claudicación, que valoraban en un 30% de invalidez.

Como tantos otros republicanos españoles, enfermos y mutilados de guerra, terminó en el Campo de Noé, cerca de Toulouse, un recinto fuertemente custodiado reconvertido en campo hospitalario en febrero de 1941. De allí procede el último documento que poseemos de él, una foto dedicada a su novia, de Barcelona, fechada el 5 de abril de 1944 (“A mi querida novia con todo el amor y cariño, el que no te olvida. Pepe. Noé 5/4/1944)”).


                              


Por Noé pasarían unos 600 judíos y unos 900 republicanos españoles, entre ellos muchos ancianos y enfermos. El 10 de junio de 1944, cuatro días después del desembarco aliado en Normandía, José fue trasladado al campo disciplinario de Le Vernet, en el departamento de Ariège, sesenta kms. al sur de Toulouse. Durante la segunda guerra mundial, 40.000 presos políticos y judíos pasaron por este siniestro campo, desde el que se deportó a los judíos a los campos de exterminio como Auschwitz a partir de septiembre de 1942. Cuando José Vega llegó a Le Vernet ya solo quedaban unos centenares de presos, muchos exiliados republicanos, como los médicos del campo Vicente Parra Bordetas y Juan van Dyck Martínez.

José Vega recibió en Le Vernet el número de prisionero 11961. Su estancia en este lugar de sufrimiento y drama fue corta, apenas tres semanas. El 30 de junio de 1944 los alemanes decidieron cerrar el campo y deportar a 398 hombres y 5 mujeres al Reich. Más de la mitad de ellos eran republicanos españoles. El largo viaje comenzó con un traslado en camiones y autocares hasta la estación de tren de Raynal en Toulouse, donde fueron encerrados en el cuartel de Caffarelli. El 3 de julio de 1944, el convoy de vagones de ganado partió de la misma estación de Raynal. Comenzaba el largo viaje del “Tren fantasma”, el último transporte de deportados desde Francia con destino a los campos de concentración en Alemania.

La primera estación del convoy fue Burdeos. Allí los prisioneros pasaron varios días antes de partir hacia Angulema. En vista del avance de las tropas aliadas por el norte de Francia, el convoy regresó a Toulouse, y desde allí se dirigió al valle del Ródano, pasando por Lyon, Dijon y Metz. Durante el largo y lento trayecto se iban añadiendo nuevos “viajeros” procedentes de diversas prisiones y campos. Pero también algunos consiguieron escapar, como los asturianos José María Sotura Leiva y Manuel Sordo Ardines, que venían de Le Vernet.

Tras casi dos meses de tortuoso y agotador viaje, el 28 de agosto de 1944 el “Tren fantasma” llegó a Dachau. Allí quedaron 660 hombres, de ellos más de 250 españoles. El tren continuó viaje hacia el norte de Alemania con 64 mujeres, que ingresaron el 1 de septiembre de 1944 en Ravensbrück. De las 724 personas deportadas en este transporte, 226 sobrevivieron y 246 fallecieron durante el cautiverio. Unos 160 se fugaron, ya durante el transporte, ya del campo de concentración. Ocho desaparecieron en deportación, y cuatro fueron liberados por las autoridades alemanas.

Ocho fueron los asturianos internados en Le Vernet a los que el “Tren fantasma” llevó hasta el campo de concentración de Dachau: Antonio Alonso Cueto, Lulo Álvarez Requejo, Alfredo Andrés Santos, José Artime Fernández, Alberto Magdalena Forcelledo, Luis Suárez Cueto, Serafín Suárez Molina, y nuestro José Vega Viejo. En el registro de entrada del campo, declara entre los datos de filiación la profesión de minero, y entre los detalles allí contenidos figura la cicatriz en su limitada rodilla derecha.  A sus 28 años, el preso número 94184 de Dachau volvió a ser un hombre libre el 29 de abril de 1945, cuando unidades de infantería americana ocuparon el campo. Qué fue José Vega Viejo a partir de aquel día, aún está por descubrir. La familia, sobre su fallecimiento, solo recibió el testimonio de su novia de Barcelona que al parecer recibió la noticia y que les hizo llegar con tres fotos, que aún conservan.


Biografía escrita por Claudine Allende Santa Cruz, de MERE 29, Brest y José Luis Villaverde Amieva, del Grupo Deportados Asturias.

Investigación: Claudine Allende Santa Cruz, Rosa Calvo, Antonio Muñoz y J.L.Villaverde y Maribel Luna del Grupo Deportados Asturias.

Fuentes:

·         Archivos Departamentales de Ariège

·         Amicale des Anciens Internés Politiques et Résistants du camp de concentration du Vernet d'Ariège

·         Banco de la Memoria Democrática

    . CDMH (Centro Documental de Memoria Histórica)

·         F M D (Fondation pour la Mémoire de la Déportation)

·         ITS Arolsen.

·         Libro Memorial: Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945). Benito Bermejo y Sandra Checa

·         Les naufragés et les rescapés du “Train fantôme” de Laurent Lutaud y Patricia di Scala.

·         Libro Memorial: Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945), de Benito Bermejo y Sandra Checa

·         La represión fascista en el Valle de Aller-Asturias, de Manuel Fernández Trigo.

·         Registro Civil de Cabañaquinta (Aller-Asturias)

·         Familia de José Vega Viejo


Fernando García Fernández, de Piñera (Cangas del Narcea)

  Fotografía de Cangas del Narcea (Tous pa Tous) Nació el día 3 de setiembre de 1915 en Piñera, parroquia asturiana del concejo de Cangas de...