jueves, 31 de diciembre de 2020

OLVIDO FANJUL CAMÍN, de Gijón


                                                         


                                                 Olvido Fanjul   ( Pushkin 1939) 
                   
 

Olvido nació en el barrio gijonés de Tremañes el día 29 de setiembre de 1910 . Su madre se llamaba Carmen Camín García y su padre Manuel Fanjul Olay. Sus abuelos Celestino Fanjul y Teresa Olay, conocida como “La Chispa”, fueron ambos fundadores del movimiento socialista en Gijón junto con Francisco Cadavieco y Eduardo Varela. Olvido era la tercera de los cinco hijos del matrimonio, con cuatro hermanos varones: Belarmino, Celestino, Manuel y Marino. La familia se instaló en el barrio de La Calzada en una de las 102 humildes casas que la empresa vidriera Gijón Fabril destinó para los obreros, en un edificio conocido popularmente como “El Callejón” situado en la actual calle Los Andes.

Sus padres fallecieron antes del golpe de estado franquista y Olvido empezó a trabajar con apenas 15 años en la fábrica textil de La Algodonera, una de las numerosas fábricas que conformaban la extensa área industrial de la zona oeste de Gijón por aquellos años. Estaba afiliada a la CNT y militaba en la Agrupación de Mujeres Antifascistas, cuya lucha política se va a centrar en ganar la guerra al fascismo y en la defensa del legítimo gobierno de la II República. En Gijón organizaron talleres de confección donde fabricaban ropa para los combatientes y colaboraron  con el Socorro Rojo  Internacional rescatando y poniendo a salvo a los niños y niñas que a causa de la guerra quedaron huérfanos o separados de sus familias.

Pocos días antes del derrumbe final del Frente Norte republicano y ante la inminente caída de Gijón en poder de las tropas franquistas, Olvido embarcó en la noche del 23 al 24 de setiembre de 1937 desde el puerto El Musel en un carguero francés con destino a Leningrado, tenía entonces 27 años. Su misión era acompañar y poner a salvo a  1.100  “niños de la guerra “ que  bajo la tutela de  maestros y cuidadores formaron la expedición dirigida por el maestro de escuela republicano Pablo Miaja hacia la Unión Soviética.


                       

A la izquierda Olvido con su compañera cuidadora Julia y  Milagros, una niña del exilio.


Durante el viaje transbordaron a los pasajeros repartiéndolos en otros dos barcos. A su llegada el día 4 de octubre, Olvido fue destinada como cuidadora de los más pequeños a una de las Casas de Niños Españoles en Pushkin, un pueblo situado a 25 Km al sur de Leningrado, actual San Petersburgo. Tres días después, el 7 de octubre de 1937, su hermano Manuel Fanjul Camín comandante del Batallón 263 perderá la vida en un contraataque para recuperar la cota 408 del sector oriental de Asturias. Fue propuesto para la Medalla de la Libertad.

Durante su permanencia en Pushkin, Olvido comenzó una relación sentimental con un militar del ejercito ruso de nombre Dimitri. El 22 de junio de 1941 , cuando los alemanes pusieron en marcha la invasión denominada Operación Barbarroja, su prometido fue enviado al frente y los niños de la Casa de Pushkin fueron trasladados hacia el este ante el avance de las tropas nazis. Olvido decidió quedarse en espera de Dimitri pero nunca más tuvo noticias de él, se cree que pudo haber sido hecho prisionero y ejecutado. En setiembre de 1941 el ejército alemán tenía cercado Leningrado y a finales de este año Olvido fue detenida y enviada a una cárcel de Tallin, capital de Estonia. El general de la División Azul Muñoz Grandes, acompañado de otros jefes militares, estuvo de visita en la prisión de Tallin al tiempo que Olvido se encontraba encarcelada . Estaba embarazada de varios meses y llegó a dar a luz en la cárcel a un niño, al que llamó Dimitri como su padre, pero se lo arrebataron y le dijeron que había muerto. Fue un golpe demoledor para ella que le causó un profundo trauma.           

A finales de febrero de 1943, hundida en el dolor, Olvido va a ser trasladada desde la prisión de Tallin al único campo de concentración construido específicamente para mujeres, el campo de Ravensbrück en Alemania, a 90 Km al norte de Berlín. A finales de 1944, las SS instalaron una cámara de gas en este lugar de exterminio, en un barracón al lado del crematorio. Allí, entre finales de enero y abril de 1945,  asfixiaron con gas entre 5.000 y 6.000 personas. Olvido Fanjul fue una de las tres primeras mujeres españolas que entró deportada en Ravensbrück. Más de 130.000 mujeres llegaron a ser recluidas allí en el transcurso de la II Guerra Mundial , alrededor de 400 de ellas españolas y cinco de ellas nacidas en Asturias: Rita Pérez de Ribadesella, Leonor Rubiano de Mieres, Natividad Fernández de Oviedo, su hija Ángeles Álvarez de Caborana y Olvido Fanjul de Gijón. Cuatro de nuestras compatriotas asturianas consiguieron  sobrevivir hasta la liberación del campo por el ejército soviético el 30 de abril de 1945, Leonor Rubiano fue asesinada en la cámara de  gas.

Olvido no pudo superar la crueldad de que le arrebataran a su bebé y la comunicación de su “presunta” muerte. Perdió el control de sí misma, dejó de hablar y de comer y no tenía ganas de vivir. En estas condiciones llegó a Ravensbrück  y merced a la solidaridad y protección de otras deportadas españolas como Elisa Ruiz,  que la obligaron a comer por la fuerza  pequeñas cantidades de la mísera ración,  consiguió salvarse por el empeño  de sus compañeras.

Con el número de prisionera 18217 realizó duros trabajos de peonaje y también para la industria de guerra con la empresa Siemens, adosada al campo. Hizo trabajos de soldadura con autógena para la fabricación de componentes para los cohetes V1 y V2. Nunca se pudo recuperar de los daños sufridos  en la visión por no haber podido utilizar gafas de protección para soldadura. También llegó a perder por  completo con el paso de los años la audición en el oído izquierdo debido a los golpes de una de las guardianas de las SS. Entre estas “guardianas de la barbarie” destacó Dorothea Binz, que causaba terror entre las prisioneras cuando paseaba con su perro entrenado para matar en cuanto ella daba la orden.

El día 23 de abril de 1945  llegaron  varios autobuses blancos de la Cruz Roja Internacional, unos días antes de que el ejército soviético liberara el campo de concentración nazi de Ravensbrück. Evacuaron en ellos a 300 mujeres, la mayoría francesas, una de ellas era Olvido. Las condujeron a un centro hospitalario de Gotemburg en Suecia, donde recibieron atención médica durante unos meses. Después la enviaron a Francia, a una residencia en Arcachón en la que permaneció hasta mayo de 1946  para terminar de reponerse. Cuando recuperó la salud  no podía regresar a la España franquista, en la que  sólo le esperaba la represión de la dictadura. Se instaló en Tarbes y  empezó a hacer trabajos en  los empleos que iba consiguiendo.


                                               Tarbes 1947

En 1948 su hermano Celestino le comunica por carta que su cuñado Gerardo Blanco se encontraba enfermo en Tarbes, departamento de los Altos Pirineos. Olvido fue a visitarlo y al ver el mal estado en el que se encontraba se ocupó de cuidarlo hasta que se recuperó. A partir de entonces unieron sus vidas. Se trasladan a vivir a Cité d’Urac, a una pequeña vivienda en la zona rural de Tarbes. Gerardo trabaja en la construcción y Olvido encuentra un empleo en el Chateau d’Urac como costurera. Tuvieron  tres hijos: Eloína 1949,  Manuel 1951 y  Amelie 1953. Corría el año 1956 cuando pudieron conseguir una casa de alquiler en un pequeño pero hermoso barrio de viviendas sociales recién construido por el Ayuntamiento , allí abundaban los exiliados españoles.

Gerardo Blanco Menéndez había vivido también las consecuencias del golpe de estado  franquista y del régimen nazi . Militante del Partido Comunista y defensor de la República, sirvió como camillero  durante la guerra hasta la caída del Frente Norte  y estuvo  en la batalla del Mazucu. Durante los bombardeos sobre Gijón  tuvo que huir a Francia por mar a fines de  octubre de 1937. Retornó a Cataluña  y trabajó en el puerto de Barcelona como manipulador de grúas  hasta la derrota final. En febrero de 1939 cruzó a pie la frontera por Perthus y pasó casi un año en los campos de concentración franceses de  Saint Cyprien, Agde, Barcarés y Argèles sur Mer.  Sirvió en una CTE (Compañía de Trabajadores Extranjeros) en Carcassone , hasta que el 1 de julio de 1943 fue detenido por las autoridades alemanas y enviado como mano de obra esclava a la base submarina de Lorient en la región de Bretaña. Permaneció en un campo de trabajos forzados nazi conocido como Lager Franco, trabajando  en la realización de fortificaciones de guerra para la Organización Todt , dedicada  por los nazis a construir y reparar infraestructuras civiles y militares en los territorios ocupados, especialmente a la construcción del llamado Muro Atlántico, un gigantesco sistema de fortificaciones con el objetivo de impedir la invasión aliada por la zona occidental de Europa.

Animados por sus familiares para regresar a España, la familia vuelve a Gijón en enero de 1963. Unos días antes se casaron y bautizaron a sus tres hijos para no tener problemas con las autoridades franquistas. Gerardo tuvo que presentar varios avales para poder recuperar su trabajo en el puerto El Musel. Estos documentos consistieron en una declaración Jurada, un aval de la Guardia Civil, del cura del barrio y de la Falange. ¡Qué humillación!. A pesar de esto, estaba obligado a presentarse regularmente en el Cuartel de la Guardia civil de su querido  barrio de La Calzada. Aquí la familia comenzó una nueva etapa de sus vidas, hasta que Olvido fallece con 90 años en agosto de 2001 y Gerardo  en enero de 2005 a la edad de 94 años.

 

Biografía elaborada por Manuel y Eloína Blanco Fanjul 

Begoña Álvarez Cienfuegos   

(Grupo Deportados Asturias)


                                        

 




1 comentario:

Fernando García Fernández, de Piñera (Cangas del Narcea)

  Fotografía de Cangas del Narcea (Tous pa Tous) Nació el día 3 de setiembre de 1915 en Piñera, parroquia asturiana del concejo de Cangas de...